GEOMETRÍAS - DECORAR CON TRIANGULOS

Por 17:44:00

A la hora de plantearse un cambio en la decoración, el primer recurso que nos suele venir a la mente suele ser el pintar paredes de un color diferente al actual. No sólo por economía (pintar es una de las opciones más baratas que existen para cambiar el aspecto de una casa) sino también, porque es a través del color como más fácilmente podemos conseguir distintas sensaciones y efectos. Sin embargo, este recurso tan aparentemente común puede adquirir originalidad si optamos por los motivos geométricos, una opción que hoy en día es vanguardia. En el caso de hoy optaremos por triángulos.

El triángulo es uno de los elementos más dinámicos de todas las figuras geométricas. De hecho, en el Feng Shui esta figura representa al elemento fuego, lo que da idea de su fuerza.

Veamos algunas ideas para llevar a la práctica:

- Triángulos equiláteros.

Una primera idea que te proponemos para pintar paredes con motivos triangulares es utilizar triángulos equiláteros de colores, ya sea en tonos de la misma gama o contrastados. En este caso lo suyo es seguir un patrón y rellenar con él un trozo de pared sobre el que potenciar cualquier pieza de mobiliario especial.



Otra alternativa (más común y sencilla) es rellenar de triángulos toda la pared. De este modo se consigue un muro dinámico y lleno de color que atraerá todas las miradas, por lo que deberás evitar un mobiliario excesivamente llamativo para no recargar el ambiente.
Triángulos de gama cromática definida




Si los triángulos tienen el mismo tamaño y se colocan todos en el mismo sentido, conseguirás crear un “efecto papel pintado” muy en línea con la decoración actual, con la ventaja de que tú eliges los tonos y no necesitas a un instalador que te lo coloque. Si en cambio eliges superponer triangulaciones de distintos tamaños conseguirás paredes muy vistosas que no necesitarán mucho gasto en muebles.

- Triángulos en tonos pastel.

Otra opción a la hora de decorar las paredes con triángulos es utilizar pintura en colores pastel. Esta alternativa “cansa” menos que la anterior y permite más flexibilidad a la hora de elegir el mobiliario, consiguiendo ambientes serenos y llenos de paz.





Al igual que en el caso anterior, te puedes plantear pintar zonas mediante el empleo de un patrón o bien la pared completa, y si quieres evitar un efecto excesivamente tranquilo o monótono, prueba a emplear distintos tamaños para añadirle dinamismo.

- Triángulos de colores vivos.

Citando al pintor e ilustrador francés Pierre Bonnard, “el color no añade calidad al diseño, lo refuerza”. De este modo podemos reforzar diseño al espacio mediante la composición de colores estridentes que darán energía y vitalidad al espacio y que gracias a la forma de los triángulos potencian su efecto visual.



- Triángulos en escala de grises.

Y por supuesto también hay hueco para los amantes del “no color”. Los tonos neutros (blancos, negros y grises) son perfectos para ambientes masculinos, serenos y elegantes.




Los triángulos en este caso aportan un plus de dinamismo y originalidad, fundamentalmente cuando se emplean triángulos de distintos tamaños o distintos tonos dentro de la gama de los grises, jugando con diversas texturas.

- Triángulos con un toque escandinavo.

Y para los fans del negro pero que deseen un toque divertido, la mejor idea es dispersar triángulos equiláteros por la pared.





Imágenes: Pinterest y Google.

También podría interesarte

0 comentarios