PLANTA DIÁFANA

Por 11:30:00 , ,

La tendencia que traigo hoy se conoce como estilo open spaces, open concept o planta diáfana. Se trata de pisos y apartamentos liberados de paredes, puertas y otros límites de obra para crear una sensación de espacio abierto y luminoso. Si bien es un concepto que parte del ya clásico loft, es una propuesta arquitectónica original que rompe con la idea de la casa como refugio, oculta por completo a los ojos de los extraños.

Este tipo de concepto lleva ya varios años entre los que estamos en el mundo del diseño, pero al común de la sociedad le ha costado un poco adaptarse y justamente se debe a la característica que nombraba anteriormente. La idea de abrir los espacios, de romper con los limites y dejar a la vista nuestra intimidad, en fin, desnudarnos. 

En los últimos años los beneficios y las virtudes que permite este género han logrado vencer las barreras del prejuicio y hoy pisa mas fuerte que nunca. “La tecnología nos aísla. Siempre estamos rodeados de gente, pero cada vez estamos más pendientes del móvil o de la tableta y no prestamos atención a lo que nos dicen. En las casas está pasando todo lo contrario. Necesitamos cada vez más espacios abiertos, que nos pongan en comunicación con los demás, que nos hagan sentir parte de un grupo, por eso están desapareciendo las barreras verticales”.

El objetivo es aprovechar esa falta de barreras para sacar partido a la multifuncionalidad: lo que ahora es una habitación que sirve como comedor después puede convertirse en un lugar de trabajo o en un rincón donde los niños jueguen. Las estancias ya no tienen título. Ya no es la cocina, el comedor o el dormitorio. Se busca la flexibilidad. Además resulta un recurso sumamente útil cuando se trabaja en apartamentos de superficies reducidas ya que los metros cuadrados que generalmente se destinan a pasillos, corredores y demás circulaciones desaparece por completo permitiendo aprovechar cada uno de los rincones.







La ‘sociabilización’ arquitectónica que proponen los open spaces no significa que se abandone la privacidad. Como es obvio, los baños se cierran y, si se prefiere, existen soluciones para delimitar alguna habitación. Lo fundamental es que la persona que viva en este tipo de piso sea quien determine el uso que se hace de cada espacio y lo configure a su gusto, usando para ello tanto elementos decorativos como jugando con el propio mobiliario con el que cuenta la vivienda.





Estudiar la distribución es vital para que lo diáfano no se convierta en un caos. Una vez que sepamos cómo vamos a ocupar los espacios, podemos utilizar muchos elementos para definirlos, como cortinas, biombos, muebles de doble uso, etc. Lo natural es que en la pintura primen los colores claros y suaves (blancos, beige, cremas) para buscar también así la sensación de amplitud y distribuir mejor la luz. Por supuesto, se puede personalizar alguna pared con cuadros de colores más intensos, diseños elaborados o vinilos.

Cualquier estilo es válido para la decoración de un espacio diáfano: rústico, industrial, vanguardista… Aunque quizá la opción más adecuada hablando de open spaces es el minimalismo. Sobrecargar con muchos muebles o elementos decorativos choca con el concepto básico de estos pisos: el espacio. Por tanto, mejor muebles prácticos que se ajusten a cada área.



Imágenes: Bjurfors


También podría interesarte

0 comentarios