MONOAMBIENTE ESCANDINAVO

Por 17:30:00

Simpleza y serenidad es lo que inspira este monoambiente decorado exclusivamente en estilo escandinavo. Muebles, paredes, pisos: todo en blanco, con algún acento de color aportado mediante objetos decorativos, cuadros y plantas. 


El monoambiente en cuestión tiene una superficie total de 38 metros² y prácticamente la mitad de esos metros corresponden a la cocina. Como consecuencia, el espacio disponible para distribuir las demás funciones, es considerablemente escaso. El ingenio y la optimización de los recursos resultan en este caso, elementos claves para obtener el resultado que se observa.



En el ambiente principal se recurre fundamentalmente para su configuración a los muebles. No solo se piensa en ellos para dar respuesta a las funciones que les son inherentes, sino que, son fundamentales a la hora de crear sectores funcionales bien definidos. En aquellas situaciones donde no contamos con muros interiores divisorios para delimitar espacios, es clave la utilización de este recurso. Y en este caso está contemplado a la perfección.









El sillón colocado en el centro del ambiente en lugar de estar apoyado sobre la pared, es todo un acierto ya que mientras enmarca visualmente el sector del living, delimita simultáneamente el del dormitorio. Todo sin obstruir la circulación y sin perder metros en el proceso. 

La encantadora mesa pequeña de comedor y sus cuatro sillas, aportan una cuota de rusticidad a la decoración. Además al ser redonda, la decoración se adquiere otra fluídez que rompe con las líneas rectas permitiendo ahorrar metros, ya que no se crean rincones muertos que generalmente no podemos aprovechar. En este caso por ejemplo, se utilizan para colocar un aparador en color verde claro de diseño vintage.




Otro recurso sumamente inteligente que se utiliza es crear un vacío en el vano divisirios de la cocina y el ambiente principal. Esta pequeña ventana logra una continuidad visual a lo largo de todo el monoambiente que da sensación de profundidad. Se logra tener una visión total y con ellos una sensación de mayor amplitud.




Como en publicaciones anteriores ya he mencionado, se recurre al blanco como lienzo base. Con ello se logra no solo luminosidad sino también, amplitud. 

Tanto en el suelo como en las paredes se opto por un entablonado.  El mismo se colocó en de forma tal que en un sentido enfatiza la longitudinalidad mientras que en el otro. Esto permite en un aumentar visualmente el espacios tanto en planta como en altura.



Fuente e Imágenes: VI PÅ 55 KVADRAT

También podría interesarte

0 comentarios