ESTILO ÉTNICO - MIX DE CULTURAS

Por 11:23:00

El estilo étnico es una de las tantas tendencias que conforman el interiorismo actual y destaca principalmente por la riqueza de influencias, ya que éste se basa en la mezcla de culturas dando como resultado la creación de ambientes exóticos de inspiración viajera y bohemia.




Como decía anteriormente, un espacio étnico destaca por la presencia de objetos de diferentes culturas, especialmente de aquellas más exóticas y provenientes de los lugares como África, India, Indonesia, Tailandia, Marruecos, la Isla de Pascua, Latinoamérica, etc. Algunas veces lo encontraremos definiendo íntegramente un espacio con características muy marcadas y otras, acompañando a otros estilos con sólo toques que lo diferencian. Sólo en un objeto puede transmitir el espíritu de una comunidad y aportar así la fusión que se busca lograr en el espacio.












Una de las claves principales es la elección de pocos objetos pero impactantes, con predominio de materiales naturales y soluciones simples, sin demasiados excesos. Los viajes son un buen recurso para obtener piezas que marquen la personalidad de quien habita el espacio. Si los objetos hacen referencia a experiencias personales, caminos recorridos, viajes vividos, lugares que nos remontan a recuerdos, el espacio denotará un carácter aún más especial. 










La elección de los materiales, que deben ser lo más natural posible, como ocurre en estas culturas que generalmente están más apartadas de las corrientes actuales. Hablamos de la calidez de la madera, la riqueza de los tejidos naturales como el mimbre y las diferentes fibras vegetales, la naturalidad del barro o de la piedra, la frescura del bambú, etc. Esta naturaleza de los materiales ya nos marca un poco la tonalidad que reinará en estos ambientes, viendo que los tonos naturales son los verdaderos protagonistas. Tonos pastel de naranja o de rojo podemos combinarlos con los tonos más suaves los marrones, los verdes o los azules. Mientras que el blanco es otro color que no puede faltar.

La luz juega un rol preponderante. Estos ambientes se matizan con una iluminación general suave y difusa, y con luces puntuales que destacan objetos, siempre en tonos cálidos. Velas, fanales, lámparas de papel, bambú, entre otras alternativas, dejan su destello étnico y junto a los aromas ayudan a generar una atmósfera especial.

El mobiliario puede ser de líneas contemporáneas, aun con tendencia al minimalismo. Pero también, el étnico se conjuga bien con el estilo rústico; convive con muebles antiguos e, incluso, con toques del Pop Art. La clave del éxito es no recargar los espacios. Los objetos étnicos deben lucirse por sus formas sugerentes, colores, texturas y su carga cultural. La artesanía, haciendo referencia a diferentes culturas, espacios y tiempos, es la clave del estilo. Los objetos de diseño, aun bien contemporáneos, son buenos complementos de estos espacios.



El salón y el dormitorio principal son los ambientes más elegidos para la decoración étnica. Para ambientar un dormitorio, no pueden obviarse los cabeceros o camas completas. Mientras que en el salón la tapicería, los sillones de telas simples, diseños que imitan pieles de animales, almohadones orientales, alfombras con dibujos elaborados y tejidos artesanales, son los principales elejidos.
















Imágenes: Pinterest

También podría interesarte

0 comentarios