APARTAMENTO ESCANDINAVO

Por 12:51:00


Es cierto que existen casas impresionantes, interiores majestuosos y mansiones alucinantes pero, personalmente, creo que nunca podría vivir en un espacio demasiado grande. Llamemoslo prejuicio, arbitrariedad, o como más te guste, pero la realizad es que los siento demasiado fríos y distantes. Todo lo contrario me pasa con los espacios pequeños en los que los metros están aprovechados al milímetro, cuentan sólo con lo imprescindible y los simples detalles brindan el toque de calidez que todos queremos sentir en nuestros hogares.
 

Es lo que ocurre con este apartamento de soltero construido en 1894 y situado en la ciudad sueca de Estocolmo. La vivienda en cuestión cuenta con 58 m2 que su propietario ha sabido distribuir y decorar de una forma muy certera. La sencillez es la característica clave de su diseño interior en el que llama la atención el gran ventanal que separa el salón del dormitorio así como la gran altura de los techos.

Una vez mas se recurre al el estilo escandinavo para dar vida a los ambientes. Dicho estilo es propio de Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia. Nació a principios del siglo XX y todavía hoy se mantiene con algunas variantes. En él predominan los colores neutros, propios de estos paisajes y todo está influenciado por el clima y la situación geográfica. Es por ello que se intenta transmitir esa calidez y luminosidad que en muchas ocasiones contrarrestan a su clima. Son zonas con escasa luz natural y fríos y largos inviernos, esto hace que se tienda a jugar con espacios interiores amplios y muy luminosos, con grandes ventanales, sin persianas y con cortinas de telas muy finas y ligeras, dejando paso así a la luz natural.

El salón es el corazón de la casa y en torno a el se sitúan el resto de las estancias, a excepción del baño. Cuenta con mobiliario y decoración escuetos pero de lineas claras, con carácter, destacando dos cajas de madera antiguas que hacen de mesa de centro y mueble para la televisión respectivamente. En la pared principal destaca una exposición de acuarelas en las que se representan aves de distintas especies con un gran colorido.



A la cocina se accede por una gran puerta doble que le permite integrarse con el salón cuando sea necesario, ofreciendo así una mayor sensación de espacio. Esta es, sin dudas, mi parte preferida de la casa y donde ha habido una mayor inversión económica: armarios de diseño, encimera de mármol de carrara, comedor vintage y un precioso frigorífico Smeg en color verde menta. 



El dormitorio cuenta con dos accesos, uno desde el pasillo y otro desde el salón, además de una decoración casi espartana donde los únicos muebles que se pueden encontrar son la cama, un escritorio y una escalera antigua que hace de soporte para la ropa. 


Por último el baño, donde también predomina la sencillez y llama la atención el uso cada vez mas extendido de grifería en tonos dorados.

Fuente: La Bici Azul
Imágenes: Perjansson

También podría interesarte

0 comentarios