MONOAMBIENTE VINTAGE

Por 15:41:00

Este monoambiente ubicado en Suecia, con una superficie total de 39 metros² demuestra como combinando muebles en estilo vintage con otros elementos más actuales y una distribución con buenas ideas y de muy bajo costo, se puede crear una ambientación original, elegante y divertida a la vez.





Como primer recurso, en todo el monoambiente, se opto por pintar de blanco tanto las paredes como los marcos y aberturas mientras que, para brindar calidad, se opto por un piso entablonado de madera clara.




El ambiente principal es una gran caja rectangular, algo súmamente útil para disponer el mobiliario de la manera más cómoda y poder sectorizar bien las diferentes áreas. Al disponer de poca superficie se opto por un número reducido de muebles, con lineas claras, y que son protagonistas en el ambiente. Se puede observar como los mismos llegan de manera suave al suelo, con patas largas y delgadas que permitien la visual por debajo de ellos de modo que se logra mayor transparencia y liviandad.

En el sector del living, encontramos una pequeña mesa de centro de líneas contemporáneas la cual es rodeada por un sillón pequeño de dos cuerpos y una butaca con estampado floreado, ambos de estilo vintage. Sin duda, la decoración destaca por su elegancia, clasicismo e incluso por un punto de romanticismo por tanto, ademas de ser funcionales a su uso, se convierten en el foco de atención.



Una alfombra lisa en color blanco enmarca y sectoriza virtualmente el área del living separandolo del área de descanso donde se encuentra la cama. Al fondo, un mueble con estantes de estilo vintage/escandinavo suma espacio de guardado y complementa la decoración del living.

El sector del dormitorio es muy simple, formado básicamente por la cama, la cual pasa casi desapercibida dentro del ambiente, logrando mantener cierto grado de privacidad. Una silla Thonet que hace de mesa de luz y una pequeña cómoda vintage aporta el toque de diseño a ese sector y complementa con el resto de la decoración.

Diferentes fotografías en blanco y negro dispuestas de manera irregular sobre el sillón profundizan la separación virtual del área del living con el del dormitorio y generan un efecto de transición que además aporta elegancia al ambiente.




En en el ambiente de la cocina/hall de ingreso el elemento principal y foco de atención es sin dudas la pared divisoria. En este caso se recurrió a un gran protagonista en las decoraciones de estilo vintage, el empapelado. En este caso con motivos en tonos rosas que dan un muy alto impacto visual.




Esta pared es a la vez lo primero que se ve cuando se ingresa al monoambiente, por lo que el foco visual se desplaza allí dejando de la lado la cocina. Un recurso muy económico cuando se tiene espacios integrados. En este caso además agrega el toque actual y de color a la decoración.



Finalmente, desde la cocina/hall de entrada se accede a un balcón pequeño en donde se armó un sector de estar con una mesita metálica amarilla y dos sillas plegables blancas.


También podría interesarte

0 comentarios